LA PIÑONERA, cuando la tierra tira…

lapiñonera

¿Por qué elaborar una cerveza en tierra de vinos?

Hoy hablaremos de una microcervecera surgida en tierra de vinos, La Piñonera. La Piñonera es un proyecto a cargo de Israel y Patricia en Puerto Real (Cádiz) (casualmente mi pueblo).

Ellos empezaron a elaborar cerveza casera en 2009 con amigos en casa, usando como primer nombre para esta Trocadero, y distribuyéndola solamente entre amigos y conocidos.  A finales de 2012 deciden que la cerveza, además de su pasión, puede ser su trabajo, y en octubre de 2014 al fin ve la luz La Piñonera.

Israel-y-Patricia-La-Piñonera

Esta pareja vive obsesionada con las cervezas belgas, aunque no todos sus estilos son clásicos, y les encanta poder fusionar e incluso encontrar puntos comunes con la gran cultura de vinos de nuestra tierra. Aplicándose esto en el caso de la Piñonera Reserva.

Actualmente disponen de varios tipos de cerveza, la Ambar Pale Ale (buque insignia y primera de sus elaboraciones), Red Saison IPA, Strong Ale, Trigo Especial y Winter Ale, aunque en la que yo me centraré es en la Reserva.

botellas

Piñonera Reserva, cerveza que recuerda a la campiña

La Piñonera Reserva es una cerveza que salió en diciembre de 2016, pero que ha llevado un trabajo de más de un año detrás. La base de esta cerveza es la Piñonera Strong Ale, una cerveza doblemente premiada (Primer Premio de Cerveza Artesana de la Baja Andalucía 2015, y Mejor Cerveza de la I Feria de Cerveza Artesana de Chiclana 2017), o sea que de casta le viene al galgo!

5

Una vez madurada en el fermentador, los 250 litros de la primera tirada, fueron transferidos a una barrica (o bota, como se conoce en el entorno de Jerez) que previamente contuvo Pedro Ximenez y brandy, y que había sido vaciada hacía sólo un par de horas, conservando todos los aromas.

Ahí se dejó madurar esta cerveza durante 10 meses, absorviendo de las duelas los matices tanto del roble como del brandy y el Pedro Ximenez.  Tras este largo letargo, se embotelló y realizó su tercera fermentación en la botella a bajas temperaturas, para conseguir una baja gasificación y una fina burbuja.

Debido a la limitación de la barrica, sólo fue posible la producción de 660 botellas de 33 cl., siendo estas numeradas y agotándose en 20 dias. Conservando ellos la número 1 y 660. Yo pude conseguirlas en un comercio local de auténtica chiripa!

bodegas_osborne_7_0

Lo que realmente hace grande a este pequeño proyecto es que salen cervezas totalmente irrepetibles, ya que el producto final varía en función de la barrica utilizada, la bodega, las condiciones climatológicas, etc. Pero si no pudisteis conseguir una de estas botellas no os preocupéis, ya disponen de otra bota, de una reconocida bodega jerezana, madurando con su cerveza desde hace unos meses, a la espera de que el tiempo simplemente haga su trabajo.

Estad atentos por que además están trabajando en otro proyecto que verá la luz en septiembre, que será temporal y muy vinculado a la zona en la que viven, y del que, por ahora, no pueden contar nada mas!

Probando, recordando y pensando

Nos encontramos con una botella sobria, como si de una benjamín de un caro champán se tratara, pero en la etiqueta nos encontramos con lo que podía haber sido la de un antiguo vino a brandy de Jerez, blanco y negro, como si de un elegante traje de Armani se tratara, “pa que más!” 10 meses en barrica de Brandy, que a su vez ya contuvo Pedro Ximenez, que bien suena.

la-pinonera-reserva_14816372047018_g

Israel y Patricia, definen su cerveza como una Barley Wine, pero esto es una “Barley Sherry” por lo menos…

En copa nos topamos con un color ámbar, tirando a rubí, ligeramente turbio, y una espuma color crema de perseverancia alta. Y en nariz, notamos el brandy (el que dicen que es el destilado más noble), pero a la vez una sensación sedosa y agradable, me recuerda a cuando paso junto a alguna de las pocas bodegas que aún quedan en mi pueblo (y por su puesto a las de Jerez). Cuando la probamos notamos esas notas a brandy y un poco de alcohol, pero con un final dulce de Pedro Ximenez, 9º de alcohol muy bien llevados, si señor! Esta cerveza evoca al sur, al vino generoso, al brandy, a nuestra cultura de bares, a los tabancos…

piñoneracata

El haber probado esta cerveza me hace plantearme varias cosas, la primera, que quizás por el norte nos lleven algo de ventaja en el tema de las cervezas artesanales, pero que con cerveceras como La Piñonera estamos demostrando que en el sur también podemos hacer muy buenas cervezas artesanas. La segunda, que quizás deberíamos de mirar para atrás, y usar toda la experiencia que tenemos en el mundo del vino y aplicarla en el de la cerveza, por eso creo que este es un camino muy acertado por parte de esta cervecera de Puerto Real. Y la tercera, que me perdonen, si quizás peco algo de localista, pero me siento orgulloso de que en mi pueblo haya gente inquieta y que ame tanto este mundo de la cerveza y se lo curren tanto como Israel y Patricia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s